Hay una última vez para todo

Desde el momento en el que abrazas a tu bebé por primera vez, nunca serás la misma persona.
Quizás anheles la persona que eras antes.
Cuando tenías libertad y tiempo
Y nada en particular por lo que preocuparte.

Conocerás el cansancio como nunca lo habrás hecho antes.
Y encadenarás días que son exactamente iguales el uno al otro
Llenos de tomas y eruptitos.
Cambios de pañal y llanto.
Quejidos y peleas.
Siestas o falta de siestas.
Puede parecer como un ciclo sin fin.

Pero no olvides que…
Hay una última vez para todo.

Llegará el día cuando le des de comer a tu hijo por la última vez.
Se dormirán sobre ti después de un largo día
Y será la última vez que abraces a tu niño mientras duerme.

Un día los llevarás en tu cadera y los dejarás en el suelo
Entonces nunca más los volverás a coger de esa forma.
Les frotarás el pelo en la bañera una noche,
Y a partir de ese día querrán bañarse ellos solos.

Te cogerán de la mano para cruzar la carretera
Y entonces nunca te la pedirán de nuevo.
Se deslizarán en tu habitación a media noche en busca de mimos
Y entonces será la última noche que te despierten para esto.

Una tarde cantarás “Las ruedas del autobús”* y harás todos los gestos.
Y entonces nunca más volverás a cantar esa canción de nuevo.
Te darán un beso de despedida en la puerta del colegio
Y al día siguiente te pedirán que no los acompañes nunca más.
Les leerás un último cuento en la cama y limpiarás una última cara sucia.

Correrán hacía ti con los brazos en alto una última vez.
El caso es que nunca sabrás cuando será la última vez.
Hasta que no haya más veces.

E incluso entonces, te llevará un tiempo llegar a darte cuenta de ello.

Así que mientras estés viviendo estos momentos, recuerda que sólo hay un pequeño número de ellos, y que, cuando se hayan terminado, te morirás por revivir un solo día lleno de ellos.
Por última vez.

Texto: Ten Little Toes

Autor de la publicación

Madre de familia numerosa. Pedagoga certificada de Disciplina Positiva para Padres y Profesores. Autora del Libro "El amor no malcría". Coach de Familia e Inteligencia Emocional.

There are 12 Comments

  1. Publicado por Ariana Lucia Responder

    MUUUUUUUUUUUY BIEN

  2. Publicado por Uno más uno... son tres! Responder

    Ohohhh que bonito y emocionante, y a la vez duro…. se me han caído las lágrimas. Por qué pasará el tiempo tan deprisa…

  3. Publicado por Daniela Responder

    Es cierto, crecen tan rápido que a veces no valoramos las pequeñas cosas. Tenemos que disfrutar cada momento de nuestros hij@s. Precioso texto, gracias por compartirlo!

  4. Publicado por Melocotonymandarina Responder

    Ohhhh que bonito!!! Y que gran verdad no nos damos cuenta pero se acaba y no disfrutamos de ellos todo lo que podemos. Me ha encantado cielo muy emotivo.

  5. Publicado por @mamaversatil Responder

    Que hermoso texto querida… así es desde que nos enteramos de su existencia nada será igual!

  6. Publicado por Sra Díaz Responder

    ¡Cuánta razón! Yo ya he tenido un montón de últimas veces y me temo que me rondan unas cuantas más… ayayayay ¡Qué paren ya de crecer!

  7. Publicado por Ivonne, de Preguntamama Responder

    Que preciosidad, me has hecho reflexionar. Voy corriendo a abrazar a mis hijitos.

  8. Publicado por Gheraldine Responder

    Este texto es precioso. Cada vez que lo leo me encanta más. Hay mucha verdad en el!❤️❤️

  9. Publicado por @funtastic.mom Responder

    No quiero ni pensar en las últimas veces 😢 ya me dio nostalgia y mañana me pego como una garrapata a Sebas.
    ¡Qué lindo escrito para leerlo justo en esos momentos de agobio! Me encantó

  10. Publicado por Noemi Responder

    Ay, se me arrugó el corazón. Así es. Yo se eso muy bien. Así que soy muy pesada con lo de disfrutar los momentos. Mi marido cree que es broma pero yo me lo tomo muy en serio.

  11. Publicado por 30 y... y mamá Responder

    Qué maravilla de texto!!! Me han encantado tus palabras y me siento muy identificada ☺️

  12. Publicado por Beatriz Responder

    Que penita y que gran verdad!! Por eso hay que atesorar esos momentos, por que como tu dices, ya no volveran.

Deja un comentario