Los límites en la crianza ¿son necesarios?

Los límites en la crianza ¿son necesarios?

Nuestros hijos desafían repetidamente los límites que establecemos los padres. Y muchos padres se sienten desanimados a la hora de establecer límites ya que los que ponen no se cumplen.

Es preciso que recordemos que establecer límites y acuerdos no solo facilitan la crianza de los hijos, sino que también son esenciales para convivir en armonía. Intentar criar a un niño responsable y cooperativo sin límites apropiados para su edad es como tratar de criar un pez  fuera del agua. Se necesitan límites para que los niños puedan florecer.

Los límites en la crianza

Preparan a los niños para el mundo real: Los límites proporcionan un marco para que tu hijo pueda entender lo que se espera de él y la consecuencia que tendrá si no cumple. Tener expectativas familiares, como “no pegar” o “los juguetes deben recogerse antes de acostarse”, y luego aplicar las consecuencias si infringe las reglas, lo ayudarán a adaptarse mejor a las situaciones nuevas.

Les enseñan a los niños a socializar: Algunas reglas son solo modales básicos: decir “por favor” después de hacer una solicitud, decir “perdón” antes de interrumpir. Si consideras que es una política usar palabras educadas en el hogar, no solo le resultará más agradable a tu hijo, sino que también aprenderá maneras apropiadas de obtener lo que quiere.

Proporcionan una sensación de orden: Ciertas reglas ayudan al niño a predecir lo que vendrá después, como “lavarse las manos antes de comer” o “cogerse de mi mano cuando crucemos la calle”. Incluso los niños pequeños tienden a cooperar mejor cuando saben lo que se requiere de ellos y eso les ayuda a ganar un sentido de pertenencia.

Permiten que los niños se sientan competentes: Los límites claros tienden a reducir las luchas de poder porque los niños no necesitan examinarlos constantemente para descubrir dónde se encuentran los límites. Esto no significa que tus hijos nunca te hagan una prueba; solo significa que después de la centésima vez se darán cuenta de que no los llevará a ninguna parte. Tu pequeño entenderá lo que quieras si declaras tus reglas en positivo (“Solo puedes comer comida en la cocina o en la sala familiar”). Del mismo modo, reforzar su comportamiento deseable lo alienta a cooperar aún más (“Gracias por prestar atención mientras estoy hablando”).

Tranquilizan a los niños: No importa con qué frecuencia los niños actúen como si quisieran tener el control, tener demasiado poder es aterrador. Intuitivamente saben que necesitan que un adulto esté a cargo y cuentan con que sus padres guíen su comportamiento.

Ayudan a mantener a los niños seguros: Los niños, y algunos adultos, a menudo se quejan como si las reglas fueran hechas por un montón de aguafiestas. La verdad es que muchas reglas del hogar, como muchas leyes, están diseñadas para proteger a nuestros niños: “Usa un casco cuando montes en bicicleta” “Usa un sistema de retención infantil si vas en el coche”. Cuando insistimos en que nuestro hijo cumpla con las normas de seguridad en el hogar, la guardería y la escuela, lo ayudamos a prepararse para cumplir con la ley.

Aumentan la confianza: Si expandes gradualmente los límites impuestos a tu hijo, tendrá más confianza sobre su independencia emergente y su capacidad para manejar la responsabilidad. Los niños pequeños se enorgullecen de lograr cosas simples como ir a la casa de al lado para jugar en el patio de un vecino o dormir en la casa de un amigo.

Cómo establecer límites

Es importante que los límites que establezcas estén en línea con el desarrollo de tu hijo y respalde su impulso natural de explorar, aprender y practicar nuevas habilidades. Algunas pautas:

No seas muy estricto En un esfuerzo por ser firmes y evitar el deterioro, los padres a veces establecemos demasiados límites y sin querer, terminamos restringiendo severamente el comportamiento de nuestro hijo. Si esperas que tu niño se coma toda la comida con un tenedor o una cuchara o que nunca corra en la casa, es probable que te encuentres con más resistencia que cumplimiento. Peor aún, sus altas expectativas podrían hacer que tu hijo sienta que es incapaz de complacerte.

Intenta: Tener en cuenta la edad y las capacidades de tu hijo al elaborar las reglas y, cuando sea posible, dar una explicación de sus motivos. No puede esperar que su hijo de 3 años guarde sus juguetes sin que se lo pidan, pero puede esperar que lo ayudes a recoger. Puedes decirle: “Cuanto más rápido recojamos, más rápido podemos salir”.

Se coherente: Cuando permites cierto tipo de comportamiento un día y luego reaccionas de forma exagerada al siguiente, seguramente confundirás a tu hijo. Crea menos reglas que puedas aplicar de manera coherente, en lugar de aplicarlas de forma errática. Con los niños pequeños, especialmente, es más fácil restringir los límites a aquellos que involucran salud y seguridad.

Se flexible: Cuando tu pequeño empiece a notar que sus amigos y compañeros de clase están haciendo cosas, probablemente comenzará a pedirte más privilegios. Otorgarle sus solicitudes le dará la oportunidad de demostrarte que es capaz de manejar más responsabilidades. Expande un límite de prueba para ver si su hijo está listo para eso. Si tu hijo de 6 años clama ir a la cama más tarde, por ejemplo, podrías decir: “extenderé tu hora de dormir por media hora. Pero si me cuesta despertarte todas las mañanas, eso significa necesitas dormir más y tendrás que volver a tu antigua hora de acostarse “.

Dale voz a tu hijo. Si permites que tu hijo tenga algo que decir sobre qué reglas de la casa debe establecer, así como cuáles deben ser las consecuencias de su ruptura, esto puede motivarlo a ser más cooperativo. Puede que te sorprendas al descubrir cuán razonable puede ser.

Establecer y hacer cumplir las reglas es un trabajo de amor que ayuda a proteger la seguridad de tu hijo al tiempo que aumenta su sentido de cooperación y aceptación. Los límites que establezcas ahora le brindarán la seguridad que necesita para volverse más responsable e independiente a medida que crezca.

 

Puedes unirte a nuestros grupos donde encontrarás padres que como tú, quieren un cambio positivo en sus vidas:

Telegramhttps://t.me/crianzapositiva

Facebook Educar con Disciplina Positiva

También puedes seguirnos en facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.