Estilos de crianza: padres autoritarios

Estilos de crianza: padres autoritarios

La crianza autoritaria es un estilo de crianza caracterizado por altas demandas y baja capacidad de respuesta. Los padres con un estilo autoritario tienen expectativas muy altas de sus hijos, pero aportan muy poco en cuanto a retroalimentación y nutrición.

Cuando los padres son autoritarios, los errores tienden a ser castigados severamente y si hacen algún comentario, suele ser negativo. Gritan en muchas ocasiones y además, suelen usar el castigo físico.

¿Cómo son los padres autoritarios?

Según Baumrind, los padres autoritarios tienen altas expectativas de sus hijos y tienen reglas muy estrictas que esperan que se sus hijos sigan de forma incondicional. Estos padres esperan que sus órdenes sean obedecidas sin dar ninguna explicación.

Las personas con este estilo de crianza a menudo utilizan el castigo en lugar de la disciplina y no están dispuestos a explicar el razonamiento detrás de sus reglas.

padres autoritarios

Características de los padres autoritarios

El enfoque autoritario representa el estilo más controlador. En lugar de valorar el autocontrol y enseñar a los niños a manejar sus propios comportamientos, los padres autoritarios se centran en la adhesión a la autoridad. En lugar de recompensar comportamientos positivos, proporcionan retroalimentación en forma de castigos por mala conducta.

Entre las características más comunes podemos destacar:

  1. Exigentes, no receptivos. Tienen muchas reglas e incluso pueden gestionar casi todos los aspectos de la vida y el comportamiento de sus hijos. Sus reglas se aplican a casi todos los aspectos de la vida, desde cómo se espera que los niños se comporten en el hogar hasta cómo deben actuar en público. Tienen muchas reglas que esperan que los niños sigan, a pesar de que estos niños reciben poca o ninguna instrucción explícita sobre esas “reglas”.
  2. Poca calidez, poca demostración de cariño. Los padres con este estilo de crianza a menudo parecen fríos, distantes y duros. Son más propensos a regañar o gritar a sus hijos en lugar de ofrecer aliento y alabanza. Valoran la disciplina más que la diversión y tienden a esperar que los niños simplemente sean vistos más no escuchados.
  3. Castigar con poca o ninguna explicación. Generalmente no tienen problemas para recurrir al castigo físico. En lugar de confiar en el refuerzo positivo, reaccionan con rapidez y dureza cuando se rompen las reglas.
  4. Tienen sus propias reglas. Establecen las reglas y tienen un enfoque que justifican con “porque lo digo yo y punto”,  “a mi manera o en la carretera” para la disciplina. Hay poco espacio para la negociación y rara vez permiten que sus hijos tomen sus propias decisiones
  5. Tienen poca o ninguna paciencia para la mala conducta. Carecen de la paciencia para explicar por qué sus hijos deben evitar ciertos comportamientos.
  6. No confían en sus hijos. Si bien los padres con este estilo tienen altas expectativas y reglas estrictas, tampoco le dan a sus hijos mucha libertad para demostrar que pueden exhibir un buen comportamiento y tomar buenas decisiones. En lugar de dejar que sus hijos tomen decisiones por sí mismos y enfrentar las consecuencias naturales de esas elecciones, los padres autoritarios se ciernen sobre sus hijos para asegurarse de que no cometan errores.
  7. No están dispuestos a negociar. Los padres autoritarios no creen en las áreas grises. Las situaciones se consideran en blanco y negro y hay poco o ningún margen de compromiso. Los niños no tienen voz ni voto cuando se trata de establecer reglas o tomar decisiones.
  8. Pueden avergonzar a sus hijos para obligarlos a comportarse. Pueden ser muy críticos e incluso pueden usar la vergüenza como una táctica para obligar a los niños a seguir las reglas. “¿Por qué siempre haces eso?” “¿Cuántas veces tengo que decirte lo mismo?” Y “¿Por qué no puedes hacer nada bien?” son solo algunas de las frases que estos padres podrían usar regularmente. En lugar de buscar formas de desarrollar la autoestima de sus hijos, estos padres a menudo creen que avergonzar a sus hijos los motivará a hacerlo mejor.

Efectos de la crianza autoritaria

Los hijos de padres autoritarios tienden a:

  • Asociar obediencia y éxito con amor
  • Mostrar un comportamiento más agresivo fuera del hogar
  • Actuar con miedo o  con timidez con los demás
  • Tener una baja autoestima
  • Tener dificultades en situaciones sociales debido a la falta de competencia social
  • Conformarse fácilmente, pero también pueden sufrir depresión y ansiedad
  • Tener dificultades para controlarse porque rara vez pueden tomar decisiones y experimentar consecuencias naturales

Debido a que los padres autoritarios esperan una obediencia absoluta, los niños criados en tales entornos suelen ser muy buenos para seguir las reglas. Sin embargo, pueden carecer de autodisciplina. Los niños criados por padres autoritarios no son alentados a explorar y actuar de forma independiente, por lo que nunca aprenden a establecer sus propios límites y estándares personales. En última instancia, esto puede generar problemas cuando la figura parental o de autoridad no está presente para controlar el comportamiento.

Si bien los expertos en desarrollo están de acuerdo en que las reglas y los límites son importantes para los niños, la mayoría cree que la crianza autoritaria es demasiado punitiva y carece de la calidez, el amor incondicional y el cuidado que los niños necesitan.

Reflexiona

Los padres autoritarios no se enfocan en satisfacer las necesidades existenciales y emocionales del niño.
  • Están más preocupados de que su hijo cumpla con los estándares de adultos, las ideas permanentes, los valores consensuados y las expectativas.
  • Las demandas de comportamiento en el niño son muy altas. Se espera que el niño se comporte de una manera “madura” … más o menos como un adulto “civilizado”. Sin embargo, a pesar de las expectativas de los adultos, el niño es tratado como un inferior. Una paradoja interesante, ¿no es así?
  • Dentro de este estilo de crianza conservador y orientado a las reglas, hay poca libertad de pensamiento, experimentación creativa y elección independiente.
  • El medio para controlar a los niños es por la fuerza y ​​el retiro del afecto en términos de varias formas de castigos. Un niño puede ser castigado por ser desobediente, hacer berrinches, romper las reglas, etc.
  • El efecto de los castigos es que el niño se portará bien por miedo, no porque lo sienta o haya entendido el verdadero significado de una actitud positiva y afectuosa.
  • De esta manera, el niño aprende que el amor y la aceptación dependen del buen comportamiento. De esta manera, la crianza autoritaria es la crianza condicional: “¡Si me porto bien, no me castigan!”

El estilo autoritario se caracteriza por muchas reglas pero poca receptividad parental. Si bien un enfoque autoritario podría ser eficaz en ciertas situaciones que requieren un estricto cumplimiento de las normas, puede tener consecuencias negativas cuando se utiliza en exceso como un enfoque para la crianza de los hijos.

Si nota que su propio estilo de crianza tiende a ser más autoritario, considere buscar formas en que pueda comenzar a incorporar un estilo más autoritario en sus interacciones diarias con sus hijos.

Puedes unirte a nuestros grupos donde encontrarás padres que como tú, quieren un cambio positivo en sus vidas:

Telegramhttps://t.me/crianzapositiva

Facebook Educar con Disciplina Positiva

También puedes seguirnos en facebook

Descarga nuestra app gratuita en:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.