El comportamiento es como un iceberg

El comportamiento de nuestros niños es como un iceberg, es decir, la mayor parte de la «masa» de comportamiento se encuentra debajo de la superficie, la parte que vemos es la más pequeña.

En este sentido, el comportamiento que se ha desencadenado por los sentimientos, por las emociones que surgen de las necesidades más profundas y arraigadas de una persona. Son necesidades que debemos atender con atención y presencia, ya que son necesidades humanas básicas tales como la autonomía, la seguridad, la confianza, la empatía, la comprensión, el sueño y la nutrición adecuadas. También tienen cabida el sentido de pertenencia e inclusión, la competencia, el respeto y por supuesto, el amor.

Cuando se satisfacen las necesidades básicas de un niño, se siente satisfecho, conectado, seguro y confiado. El comportamiento se ve «bien».

Por el contrario, si estas necesidades no se satisfacen en el niño, puede sentirse inseguro, asustado, enfadado, incomprendido o desapegado. El comportamiento que se muestra, entonces, parece ser lo que podríamos llamar «inaceptable» a medida que el niño trata de satisfacer estas necesidades no satisfechas. Esto ocurre subconscientemente, por supuesto, un niño generalmente no te va a decir: «Sabéis, mamá y papá, no me he sentido incluido en la familia desde que llegó el nuevo bebé, ni me he sentido respetado cuando hablo, así que voy a reaccionar llorando o voy a tener una rabieta durante un momento para que me toméis en cuenta y me dediquéis atención. Sus necesidades son válidas, sus sentimientos son válidos. Pero él está equivocado en sus intentos de hacérnoslo saber.

Lo que debemos hacer como padres es, ante el mal comportamiento, recordar que el 90% de lo que está sucediendo está debajo de la superficie. Debemos mirar profundamente para asegurarnos de que el niño está recibiendo toda la atención que necesita, ya que el comportamiento se basa en eso.

Autor de la publicación

There are 2 Comments

  1. Publicado por Ivonne Vicuña Responder

    A ver si entendí bien. Si mi hijo se expresa feliz, es porque en su interior, la mayoría de sus sentimientos, están armónicos. Pero si comienza a comportarse expresando disconformidades constantes con el mundo que le rodea, debemos ir más allá y revisar sus sentimientos internos.

  2. Publicado por Noemi Anuncibay Zapata Responder

    Madre mía. Cuanta razón, a veces nos cuesta mucho ver el interior de nuestros peques y a veces ni es necesario verlo pero no nos enteramos.

Deja un comentario