Disciplina Positiva

Disciplina Positiva: Educar con amabilidad y firmeza

La Disciplina Positiva tiene como principio ser amable y firme a la vez con los niños. En muchas ocasiones, los padres suelen malinterpretar este principio ya que tienden a confundir ser amables con ser permisivos o cometen el error de creer que si muestran enfado están siendo firmes.

Son tantas las creencias erróneas sobre como impartir la Disciplina Positiva y este principio, que hemos querido aclararlo un poco y que así podáis entenderlo mejor ya que si no se entiende, difícilmente podéis aplicarlo en casa.

Amabilidad y Firmeza

Todo niño merece un trato digno y de respeto. Ser amable y firme a la vez no es una estrategia disciplinaria.  Quiero aclarar que actuar con amabilidad y firmeza no garantiza que tus hijos te vayan a “obedecer” inmediatamente, no. Si somos amables en nuestro trato diario hacia ellos, haciéndoles sentirse respetados, ellos se encontrarán más dispuestos a cooperar y entre otras cosas, mejorará el clima familiar.

Cuando somos amables, estamos siendo respetuosos con nuestros hijos. Y a su vez, cuando somos firmes estamos siendo respetuosos con nosotros mismos.

Imagina que has tenido un día muy difícil en el trabajo. Llegas a casa a las 20:30 agotado, y tu peque te dice que se le olvidó pedirte que le compraras unas acuarelas para la clase de arte del día siguiente. Piensa un momento ¿Cómo responderías?…

disciplina-positiva

Un ejemplo de una respuesta amable y firme a la vez es la siguiente: “Lo siento mucho, pero no iré, es tarde y estoy agotado. La próxima vez avísame en cuanto te lo digan en el cole y así podré comprar lo que necesites a tiempo”. Con esta respuesta, estás siendo amable y firme a la vez. ¿Hubo necesidad de enfadarse, de gritar o reprochar al niño por no avisar a tiempo? No. Con esta respuesta, hay un trato respetuoso para con el niño, siendo a la vez respetuoso contigo, y siendo firme al mantener tu postura de no ir a comprarlo a esa hora.

Jane Nelsen y Lynn Lott, explican que el temor hace que nos inclinemos más hacia la firmeza o a la amabilidad. Somos extremadamente firmes porque nos da miedo que nuestros hijos se nos salgan de las manos, abusen de nosotros, nos irrespeten y, por el contrario, somos extremadamente amables porque tememos que nuestros hijos nos desafíen, se rebelen y se vuelvan inseguros.

En ocasiones, es probable que nos ubiquemos en uno de los dos extremos dependiendo de la situación del momento o nuestro estado de ánimo. Si hemos tenido un buen día, por lo general tendemos a ser pacientes y tolerantes…. incluso, solemos dejar pasar actitudes que usualmente no dejaríamos. Si por el contrario hemos tenido un mal día,reaccionamos ante cualquier actitud de forma impaciente e intolerante. Piensa… ¿Cómo crees que se sentirá tu hijo con esta inconstancia en tu forma de actuar? Lo ideal es que podamos encontrar un balance entre ambos extremos.

Es cierto que encontrar este equilibrio puede ser para nosotros un gran desafío, hasta podemos pensar que es imposible.  Sabemos que no es fácil, sin embargo si interiorizamos este principio y ponemos nuestro mejor esfuerzo para aplicarlo, el cambio de actitud es posible.

La Disciplina Positiva no espera que seamos padres perfectos, sino que nos alienta a dar lo mejor de nosotros mismos.

Si en el camino que estás emprendiendo sientes que te tropiezas y caes, te invitamos a levantarte y continuar reconociendo que somos seres humanos y que vivimos en un ciclo de constante aprendizaje. Lo más importante y lo que en realidad cuenta, es simplemente tratar de ser mejor persona con tu hijo día a día.

Te invitamos a unirte a nuestro grupo de facebook Educar con Disciplina Positiva,

 

contar con los hijos

Previous Post Next Post

You Might Also Like