¿Cómo soltar la culpa?

¿Cómo soltar la culpa?

¡Soltar la culpa! ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste culpable por algo que ha pasado con tus hijos? ¿Hace un año? ¿La semana pasada? ¿Esta mañana? Todos nos hemos sentido así más de una vez.

Tu adolescente no está feliz, y piensas que es por tu culpa…

Tu hijo pequeño siente que no tiene amigos. Y piensas, si solo hubiese estado atento y dedicado más tiempo en llevarle al parque…

Tu hermana te reprocha que el comportamiento de tu hijo es inadecuado. Y piensas, que no lo estás criando bien…

Tu peque se cayó de una silla alta y se golpeó la cabeza. Y piensas, ¿por qué no he estado más pendiente…?

¿Cómo soltar la culpa?

A veces, nos llenamos de culpa (o miedo) por muchas situaciones que día a día vivimos con nuestros hijos. Por ello, hoy quiero compartir contigo unos tips que te ayudarán a soltar la culpa y el miedo que sentimos.

Pondré como ejemplo que un día nuestro pequeño se cayó de su trona (sillita de comer) y se dio un golpe en la cabeza. Y claro, nos sentimos culpables, padres incompetentes, etc. ¿Qué podemos hacer para liberarnos de esos sentimientos?:

 

Identifica el disparador. Cuando esto pasa, suelen llegar a nuestros pensamientos miles de “deberías”: Debería haberlo atado al asiento. No debería haberlo descuidado ni un segundo. Debería haberlo dejado en el suelo mientras servía la comida. Debería haber actuado más rápido y atrapado antes de que se cayera. Debería…

A medida que la escena se repetía una y otra vez en mi cabeza, mi sentimiento de culpabilidad crecía: la caída de mi hijo me hizo sentir como una madre incompetente. Sentía que le había fallado.

Al analizar este proceso, he aprendido que identificar el “disparador” es el primer paso para superar la culpa.

Conecta con otros padres. En nuestro grupo de Facebook, muchos padres publican sus dudas, sus miedos e inquietudes y es increíble ver la cantidad de personas que han experimentado esas sensaciones por las que pasamos. Las historias de cada uno y el apoyo que nos hacen sentir ayudan a liberarnos y a soltar.

Si bien es cierto que Facebook y otras plataformas de redes sociales son famosas por generar malos rollos y envidias, también es cierto que hay muchos grupos que pueden servirnos de apoyo cuando lo necesitamos. Tendrás comentarios empáticos y quizás otros que pretenden hacernos sentir más culpable, te recomiendo que te quedes con los que te sientas comprendida y cómoda.

Cambia tu pensamiento. Cuando hice el comentario en el grupo y recibí tanto apoyo, me di cuenta de que es una situación que puede pasarle a cualquiera y que necesitaba cambiar mis patrones de pensamiento, así que empleé una técnica que se llama “Registros de Pensamiento” en Terapia Cognitiva Conductual. La idea principal de esta técnica es evaluar los argumentos a favor y en contra de un pensamiento.

Cada vez que pensaba “soy una madre incompetente”, pensaba también en las veces que he hecho cosas buenas por él, en las atenciones que siempre le ofrezco y en el amor incondicional que le tengo.

Cuando lo pensé conscientemente, por cada razón negativa que mi cerebro me mandaba para aumentar el temor de que yo era una persona incompetente, encontré muchas razones en las que reafirmaba que estoy haciendo un excelente trabajo en la crianza de mi hijo.

Aprendí que podía reconocer un patrón de pensamiento y cambiarlo.

Reconoce si te has equivocado

“A ninguno de nosotros nos gusta ser percibidos como un padre incompetente. Nuestro ego necesita que nos vean como un padre superlativo. Cada vez que nos sentimos menos perfectos de lo que deseamos ser, experimentamos ansiedad porque creemos que hemos “fallado” ante la mirada de los demás “. Shefali Tabary

Aprendí que es necesario reconocer que no somos perfectos, que nos equivocamos y que esto nos deja un aprendizaje. No es un “debería” es un reconocer, la próxima vez que lo suba a la trona, usaré el cinturón de seguridad.

como-soltar-la-culpa

Apártate del entorno que te hace sentir culpable. A veces la gente piensa que eres una mala madre, y no lo eres.  A veces no es tan claro como una caída. A veces, el desencadenante de nuestra culpa y los sentimientos de temor es mucho más sutil: un comentario de un familiar, de un amigo o un gesto que hagan, es suficiente para que entremos de nuevo en esa espiral descendente.

Haz un esfuerzo para identificar el disparador siempre: Intenta estar con personas que te conocen como padre, que conocen tu corazón. Ellos pueden recordarte el maravilloso padre que eres.

Recuerda que también es importante realizar cualquier actividad en la que puedas relajarte, a reducir la velocidad de esos pensamientos negativos, que te permitan aclarar tus pensamientos y conectarte con la verdad de quién eres como padre y como persona.

Todos somos humanos. Cometemos errores y nos preocupamos por no ser lo suficientemente buenos. Si no podemos ver estas experiencias como una oportunidad de crecimiento ¿cómo podemos guiar efectivamente a nuestros hijos a hacer lo mismo cuando se equivocan?

Reflexiona:

  • ¿Cuál es el miedo subyacente que está desencadenando la culpa?
  • ¿A quién puedes acercarte, ya sea entre su familia y amigos, o en las redes sociales, para discutir esto?
  • ¿Cuál es el patrón de pensamiento recurrente que está causando que la culpa empeore?
  • ¿Cómo puedes encontrar tu camino de regreso a un estado equilibrado?
  • ¿Qué puedes hacer para asegurarte de que este incidente no te atormente en el futuro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.